Menopausia

La menopausia es el cese de la capacidad reproductiva de la mujer. Es un cambio que se presenta típicamente aproximadamente a los 50 años de edad, señalando el final de la fase fértil de la vida de una mujer.

Aunque con la menopausia desaparece definitivamente la menstruación, esto no afecta la capacidad para disfrutar plenamente la sexualidad. La menopausia tampoco es sinónimo de vejez, enfermedad, ni soledad.

Síntomas

La menopausia altera aspectos físicos y emocionales de las mujeres, que pueden llegar a ver afectado su sueño y energía. Entre los síntomas se encuentran los calores o sofocos, insomnio, irritabilidad o depresión, falta de deseo sexual, atrofia vaginal, dolor durante las relaciones sexuales y cambio en la distribución de la grasa corporal.

La mayoría de síntomas se pueden solucionar mediante una alimentación balanceada, rutinas de ejercicio, disminución de hábitos como el alcohol y el cigarrillo y tratamientos médicos de reemplazo hormonal.

Consejos para minimizar la atrofia vaginal

  • Usar ropa interior hecha de fibras naturales como el algodón.
  • Evitar que la ropa interior sea muy ajustada.
  • Lavar la ropa interior con detergentes no perfumados.
  • Evitar rasurarse o depilar el área genital, especialmente cuando hay irritación.
  • Actividad sexual: mejora el flujo sanguíneo y ayuda a mantener sano el tejido. (Se pueden usar lubricantes o humectantes vaginales.)
  • Dejar el cigarrillo.

Terapia de reemplazo hormonal

Son productos que tienen estrógenos y progestina y que pueden reemplazar, en parte, las hormonas que el organismo femenino deja de producir.

  • Estrógenos: se usan para ayudar a reducir los síntomas de la menopausia como sudoración y calores, falta de lubricación, trastornos del sueño y cambios de humor, entre otros. También ayudan a la prevención y el tratamiento de la osteoporosis en mujeres con riesgo de presentarla.
  • Progestina: Cuando se usan estrógenos se debe agregar progestina para prevenir el crecimiento exagerado del endometrio (capa interna del útero).

No todas las mujeres son aptas para el tratamiento hormonal; este debe ser prescrito por un profesional de la salud. Antes de empezar este tratamiento, se recomienda que la paciente se realice un examen médico completo que incluya examen ginecológico y estudio de antecedentes familiares.

 

VOLVER

¡Síguenos en
nuestras redes!

Nuestros Blogs