ITS

ITS – Infecciones de Transmisión Sexual

Las ITS, también llamadas Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) o enfermedades venéreas, son infecciones producidas por bacterias, virus, hongos o parásitos que se suelen ser transmitidas al tener relaciones sexuales sin protección.

Ejemplos

Existen más de 20 tipos de ITS; algunas son:

  • Sífilis
  • Gonorrea
  • Clamidia
  • Herpes
  • Chancro
  • VIH
  • Hepatitis B
  • VPH

El VIH y la Hepatitis B no tienen cura, pero se puede reducir su efecto si son detectadas y tratadas oportunamente.

Formas de infección

A pesar de que se llaman de transmisión sexual, existen otras formas de adquirir ITS, a saber:

  • Sexo vaginal, oral o anal sin uso de condón.
  • Contacto de los genitales con piel infectada
  • Contacto con sangre, semen o fluidos vaginales infectados
  • Compartir agujas o jeringas
  • Recibir transfusiones de sangre contaminada
  • Se ha hecho piercings o tatuajes con elementos contaminados
  • Procedimientos odontológicos o médicos, cortes de cabello, manicure o pedicure con instrumentos no esterilizados.

Síntomas

  • Ardor al orinar
  • Supuración en los genitales masculinos
  • Flujo vaginal con olor y color distinto al usual
  • Dolor abdominal bajo o en los testículos
  • Úlceras genitales
  • Aparición de granos, verrugas, ampollas, inflamaciones o cambios no comunes en los genitales.

De presentar alguno de estos síntomas, es necesario consultar con un profesional de la salud.

Prevención

La forma más común de evitar una infección de transmisión sexual es mediante la utilización correcta del condón.

Aunque muchas personas dejan la utilización del condón sólo para la eyaculación, se recomienda utilizar preservativos para todo tipo contacto genital de tipo penetrativo (sexo vaginal y anal) e igualmente para la práctica del sexo oral.

Uso adecuado del condón masculino:

  1. Rasga el empaque por un lado con la yema de los dedos (por donde tiene las ranuras). No uses los dientes, las uñas, tijeras o navajas, pues el condón se puede romper.
  2. Revisa que esté lubricado y no lo desenrolles antes de ponértelo.
  3. Pon el condón en la cabeza del pene, estira la punta para que quede un espacio reservado para el semen.
  4. Presiona la punta del condón para sacar el aire y desenróllalo hasta llegar a la base del pene.
  5. Después de eyacular, sujeta el condón por su base y retíralo mientras el pene está erecto para evitar contacto con los fluidos.
  6. null

  7. Deposítalo en la basura. Usa uno nuevo en cada relación sexual

Uso adecuado del condón femenino:

  1. Retira el condón del empaque.
  2. Encuentra una posición cómoda. Para insertar el condón femenino, tendrás que encontrar una posición que te funcione. Es como ponerse un tampón: tienes que sentirte cómoda y tener acceso a tu vagina antes de poder insertar el condón. Puedes tratar de poniéndote en cuclillas, recostándote, o poniendo un pie sobre una silla.
  3. Sujeta los lados del anillo cerrado al tiempo. Aunque el preservativo será un poco resbaladizo a causa del lubricante, asegúrate de que tienes un agarre razonablemente firme antes de insertarlo.
  4. Inserta el anillo cerrado y el condón en tu vagina. Insértalo como un tampón. Empuja hacia arriba con el dedo.
  5. Empuja el anillo interno en la vagina, apuntando hacia la parte baja de la espalda hasta que llegue al cuello uterino. Una vez en el cuello uterino, naturalmente, se va a expandir y no podrás sentirlo más. De nuevo, esto es muy parecido a la inserción de un tampón – si todavía puedes sentirlo dentro de ti, entonces no lo colocaste correctamente.
  6. Saca tu dedo. Asegúrate de que el anillo abierto está colgando a una distancia de por lo menos una pulgada fuera de la vagina. Si cuelga mucho más, puede que tengas que comprobar si el anillo interior está insertado correctamente.
  7. Es normal que el condón femenino se mueva de un lado a otro una vez que estás teniendo sexo. Mientras el anillo interior se mantenga introducido y el pene del hombre esté dentro del condón, no hay problema. Si el pene se ha salido o el condón se ha aflojado, puedes volver a insertarlo cómodamente siempre que el hombre no haya eyaculado todavía.

 

VOLVER

¡Síguenos en
nuestras redes!

Nuestros Blogs