Programa de Prevención de Cáncer

Programa de Prevención de Cáncer

Los cánceres son un numeroso grupo de enfermedades que implican crecimiento celular anormal con el potencial para invadir o propagarse a otras partes del cuerpo.

La prevención del cáncer es definida como una serie de medidas activas para disminuir el riesgo de cáncer. La gran mayoría de los casos de cáncer se deben a factores de riesgo ambientales, y muchos de estos factores son elecciones de estilos de vida que son controlables.

El chequeo médico periódico es vital para la detección oportuna del cáncer. Por este motivo, Profamilia cuenta con profesionales de la salud especializados en la prevención de todos los tipos de cáncer en los sistemas reproductivos.

Cáncer en el sistema reproductor masculino

Cáncer de próstata

Factores de riesgo

Los principales factores de riesgo para el cáncer de próstata son la obesidad, la edad y los antecedentes familiares (hermano, padre, tío).

Síntomas

Generalmente, el cáncer de próstata en las primeras etapas no causa síntomas. Cuando lo hace, estos incluyen micción frecuente, nicturia (aumento de la orina por la noche), dificultad para iniciar y mantener un flujo constante de orina, hematuria (sangre en la orina) y disuria (dolor al orinar).

Detección temprana

El cáncer de próstata puede ser diagnosticado de diferentes formas:

  • Un tacto de la próstata a través del recto.
  • A partir de una biopsia de tejido de la próstata.
  • Mediante resonancia electromagnética fusionada con un ultrasonido.
  • Análisis de antígeno prostático específico (PSA).

Tratamiento

El tratamiento para el cáncer de próstata puede implicar la vigilancia activa, la cirugía, la radioterapia —incluyendo braquiterapia (braquiterapia de próstata) y la radioterapia de haz externo—, el ultrasonido focalizado de alta intensidad, la quimioterapia, la criocirugía, la terapia hormonal o alguna combinación de estos.

Determinar qué tratamiento es más aconsejable depende de la etapa de la enfermedad, el puntaje Gleason y el nivel de PSA. Otros factores importantes son la edad del hombre, su estado general de salud y su perspectiva sobre los potenciales tratamientos y sus posibles efectos secundarios.

Cáncer de testículo

Factores de riesgo

Un factor de riesgo importante para el desarrollo de cáncer de testículo es la criptorquidia (testículos no descendidos). Otros factores de riesgo incluyen hernias inguinales, el síndrome de Klinefelter y la orquitis.

La actividad física se asocia con un menor riesgo mientras que el sedentarismo se asocia con un mayor riesgo.

Síntomas

A menudo, uno de los primeros signos de cáncer testicular es un bulto o hinchazón en los testículos.

Los síntomas también pueden incluir dolor agudo en la parte baja del abdomen o el escroto, una sensación a menudo descrita como “pesadez” en el escroto, y la agrandamiento del tejido mamario (ginecomastia).

Detección temprana y prevención

Realizarse un autoexamen testicular mensualmente puede ayudar a detectar el cáncer en una etapa temprana, antes de que se propague. La detección temprana es importante para la supervivencia y para un tratamiento efectivo.

Así se hace un autoexamen testicular:

  1. Haz el examen después de una ducha o baño caliente. El calor relaja la piel del escroto, haciendo más fácil detectar si existe algo anormal.
  2. Usa ambas manos para examinar cada testículo. Pon los dedos índice y medio por debajo del testículo y los pulgares en la parte superior. Enrolla el testículo entre los pulgares y los dedos. (Es normal que los testículos sean de diferentes tamaños.)
  3. Al sentir el testículo, puede que notes una estructura similar a un cordón en la parte superior y en la parte de atrás del testículo. Esta estructura se denomina epidídimo. Almacena y transporta los espermatozoides. No lo confundas con un nudo.
  4. Busca cualquier bulto. Las protuberancias pueden ser del tamaño de una arveja o más grandes y, a menudo, son indoloras. Si notas un bulto, consulta a tu médico. Revisa también cualquier cambio en el tamaño, forma o consistencia de los testículos.

También es recomendable hacerse un examen físico una vez al año.

Tratamiento

Los tres tipos básicos de tratamiento son la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia.

En la mayoría de los pacientes con cáncer testicular, la enfermedad se cura fácilmente. Mientras que el éxito del tratamiento depende de la etapa, la tasa de supervivencia media a los cinco años es de alrededor del 95%.

Cáncer de pene

Factores de riesgo

Existen muchos factores de riesgo para el cáncer de pene. Entre estos se encuentran las infecciones (VIH, VPH y verrugas genitales), la mala higiene, las heridas (por esmegma, balanitis, fimosis, parafimosis y circuncisión), la edad, el cigarrillo, la exposición a luz ultravioleta y el liquen escleroso.

Síntomas

Entre los síntomas del cáncer de pene se encuentran el cambio en su color, erupciones, secreciones malolientes, dolor, llaga que no se cura dentro de las cuatro semanas (puede verse como una verruga, úlcera o ampolla), sangrado del pene o de debajo del prepucio, cambio en y fimosis.

Prevención

Se ha sugerido que al reducir el riesgo de VPH, la vacuna contra el virus reduce también el riesgo de cáncer de pene. En ese mismo sentido, usar condones previene el cáncer de pene asociado a ITS.

Un hábito que puede ayudar a prevenir el cáncer de pene es tener una buena higiene genital, que consiste en lavar el pene, el escroto y prepucio todos los días con agua. Dejar de fumar también puede reducir el riesgo.

La parafimosis se puede prevenir al no dejar el prepucio retraído durante períodos prolongados de tiempo.

Tratamiento

Hay varias opciones de tratamiento para el cáncer de pene, dependiendo la etapa de la enfermedad. Entre las opciones se incluyen la cirugía, la radioterapia, la quimioterapia y la terapia biológica.

VOLVER

¡Síguenos en
nuestras redes!

Nuestros Blogs