Nuestros tratamientos

fertilidad3


Inseminación artificial

Es un tratamiento de reproducción asistida de baja complejidad, el objetivo de esta técnica es depositar dentro de la cavidad uterina una cantidad de espermatozoides seleccionados en una muestra de semen mediante una preparación llamada capacitación espermática, este procedimiento debe realizarse de manera coordinada con el momento de la ovulación. La fecundación se logra de forma natural en las trompas uterinas.

La inseminación puede ser homóloga (semen de la pareja) o heteróloga (semen de donante). Su éxito depende directamente de diferentes variables, que deben ser consideradas antes de tomar la decisión para su realización, entre ellas están: edad de la mujer, causas, tiempo de infertilidad y tratamientos previos.

Según estadísticas internacionales la inseminación ofrece una posibilidad de embarazo del 18 al 25% por cada intento, porcentajes que pueden aumentar en la medida en que el procedimiento se repita, al cabo de tres intentos las probabilidades se acercan al 50%.


Fertilización in vitro convencional

Es un tratamiento de reproducción asistida de alta complejidad, que busca que la fertilización (unión de óvulo y espermatozoide) y los pasos iníciales para el desarrollo de embriones se logre fuera del cuerpo de la mujer en un laboratorio especial, permitiendo posteriormente colocarlos en el interior del útero donde puedan adherirse e iniciar un embarazo.

Las indicaciones para utilizar esta técnica estarán determinadas según el cuadro clínico de cada persona y/o pareja y de las decisiones tomadas con la orientación del médico tratante. Incluyen entre otras, mujeres que tienen sus trompas obstruidas o ausentes, infertilidad inexplicada y ciclos previos de inseminación fallidos.

Los procesos que se van desarrollando durante la atención son los siguientes:

Estimulación ovárica: consiste en usar medicamentos especiales para producir un mayor número de óvulos con el fin de elevar las probabilidades de lograr fertilización y formación de varios embriones.

Seguimiento folicular: se realiza a través de ecografías seriadas para vigilar la cantidad y desarrollo de los folículos que permita obtener óvulos maduros que puedan ser fertilizados. Cuando se logra el número y tamaño ideal de los folículos, se procede a recuperar los óvulos desde el ovario mediante la aspiración folicular.

Aspiración folicular: es un proceso ambulatorio con una duración aproximada de 30 minutos, por medio del cual se obtiene el líquido contenido en los folículos, a través de una punción por vía vaginal guiada por ecografía, con el fin de recuperar los óvulos. Este procedimiento se realiza bajo anestesia general.

Fertilización: en el laboratorio de reproducción asistida, el embriólogo ayudado con visión microscópica separara y selecciona los óvulos colocándolos en condiciones muy especiales que favorezcan su supervivencia. Simultáneamente, se preparan los mejores espermatozoides por medio de la capacitación espermática y se adicionan miles de estos cerca de cada óvulo para que bajo temperatura y condiciones ambientales controladas logren por sí solos la fertilización.

Cultivo y desarrollo: después de 16 a 20 horas de contacto entre óvulos y espermatozoides se puede verificar con ayuda microscópica cuales han sido fertilizados. Luego serán mantenidos en las mismas condiciones para que entre las 48 y 72 horas de la fertilización se pueda evaluar el desarrollo embrionario. La observación de los embriones, permite clasificarlos de acuerdo a características muy especiales que ellos presentan, para poder seleccionar los mejores que serán transferidos al útero de la paciente.

Fertilización in vitro con microinyección (ICSI)

ICSI significa inyección intracitoplasmática de un espermatozoide, es decir, introducir directamente un espermatozoide dentro de un óvulo. Esta técnica fue implementada para parejas con alteraciones masculinas severas, pero con el tiempo se amplió su uso, para casos con ciclos previos de fertilización in vitro convencional con falla de fecundación o casos en los que el hombre no produce espermatozoides pero que con una biopsia testicular o aspiración del epidídimo se puedan obtener.


Proceso de fertilización

En el laboratorio de reproducción asistida, el embriólogo ayudado con visión microscópica separa y seleccionar los óvulos para colocarlos en condiciones muy especiales hasta el momento de la inyección. Simultáneamente, se obtiene la muestra de semen o se descongela la biopsia testicular o la punción de epidídimo, para recuperar los mejores espermatozoides mediante capacitación espermática.

Entre 4 y 5 horas de recuperados los óvulos, se someten a una preparación enzimática para remover las capas celulares que los rodean, y así poder identificar cual está maduro, ver su conformación interior y ser clasificados para inyectarlos. Posteriormente, mediante un microscopio e instrumentos muy especiales se sujeta cada óvulo y se introduce el espermatozoide seleccionado en su interior, procedimiento que debe ser muy delicado y con muy alta precisión.

¡Síguenos en
nuestras redes!

Nuestros Blogs